Ginecología regenerativa y estética

La ginecología regenerativa engloba diferentes aspectos para tratar las alteraciones de la región vulvo-vaginal, como:

  • Atrofiaclinica ginecologia regenerativa
  • Incontinencia urinaria de esfuerzo
  • Verrugas
  • Hiperlaxitud
  • Despigmentación
  • Labioplastia de reducción

Técnicas de ginecología regenerativa

Hay varias técnicas y herramientas a disposición del especialista, como; tratamientos hormonales, tópicos, lubricantes, cirugía, infiltraciones de ácido hialurónico, toxina botulínica, radiofrecuencia, láser… y será el ginecólogo/a el que determine en cada caso cual es el más indicado.
Sin embargo, el láser de CO2 está aportando grandes ventajas en eficacia, seguridad y tiempos de recuperación mínimos para muchos de los trastornos.
Debido a la falta de producción de  estrógenos por la disminución del funcionamiento ovárico, se producen un conjunto de síntomas en los tejidos de los genitales externos que serían: Síntomas vulvo-vaginales como sequedad, escozor, tirantez o prurito, Síntomas de tracto urinario inferior como disuria, síndrome de frecuencia-urgencia e incontinencia urinaria de urgencia y  síntomas de la esfera sexual como dispareunia y alguna disfunción sexual derivada y todos ellos juntos conforman el Síndrome genitourinario de la menopausia.
El rejuvenecimiento vaginal con láser de CO2 fraccionado produce un calentamiento selectivo de las capas superficiales aumentando la microvascularización, mejorando el metabolismo local, estimulando la síntesis proteica y neocolagenogenesis.
El resultado es un engrosamiento de la mucosa, mejorando la hiperlaxitud, la atrofia vaginal, la incontinencia de esfuerzo y reestableciendo el pH.

En qué consiste el tratamiento de ginecología regenerativa

Antes de someterse a un tratamiento solo se necesita una revisión ginecológica básica. El procedimiento es muy sencillo, tolerable y no requiere preparación.
El tratamiento consiste en introducir un espéculo dentro de la vagina, después se introduce la sonda del láser para emitir la energía. La sesión suele llevar unos 20 minutos.
La incorporación a la vida normal se produce en el 99% de los casos en las primeras 24 horas tras el procedimiento y no suelen producirse efectos adversos. Se suelen dar por precaución unas pequeñas recomendaciones para los 5 o 6 días posteriores.
El tratamiento suele requerir de 2 a 4 sesiones, con un intervalo de 5 a 7 semanas.
Para mantener los resultados a largo plazo se recomienda repetir una sesión al año.
Pida una cita informativa y nuestra especialista en ginecología regenerativa y suelo pélvico, la orientará de cuál es el tratamiento más indicado.

Primera consulta informativa Gratuita

Contacte ahora con nosotros y le atenderemos lo antes posible sin ningún tipo de compromiso.

Primera consulta informativa Gratuita

Contacte ahora con nosotros y le atenderemos lo antes posible sin ningún tipo de compromiso.

VER TRATAMIENTOS