La protección solar: tu mejor aliada contra el fotoenvejecimiento

Sensación de bienestar y mejora del estado de ánimo, bronceado de piel, formación de vitamina D responsable de fijar el calcio en los huesos: son algunos de los efectos beneficiosos del sol. Sin embargo, la alteración de la capa de ozono y el cambio climático son hechos evidentes, que nos exponen cada día más a la radiación ultravioleta. Es fundamental ser consciente de que la primera victima de este fenómeno es nuestra piel.

¿Por qué debemos protegernos del sol?

Un exceso de radiación solar, no solo conlleva el riesgo inmediato de quemadura, también tiene efectos a medio y largo plazo como el envejecimiento prematuro de la piel (arrugas), flacidez (elastosis), manchas (hiperpigmentacion) y cáncer de piel.

Las radiaciones ultravioletas B(UVB) son las responsables del eritema solar, mientras que las ultravioleta A (UVA), son las causantes de la mayoría de los efectos nocivos del sol a largo plazo. Por tanto será clave la correcta elección de un fotoprotector que este formulado con filtros UVA y UVB, para darnos una protección efectiva que nos permita una exposición solar sin riesgo.

Cada vez se hace más necesario protegerse del sol diariamente, no solo en verano o en los días soleados, sino también en épocas invernales y en días nublados.

¿Que es el índice de protección solar (IPS)?

Es un índice numérico que nos da idea del tiempo que podremos permanecer expuestos al sol sin riesgo de quemadura. Cuanto mayor sea el IPS, más alta será la fotoprotección frente al sol.

También hemos de tener en cuenta ciertos factores que modifican la intensidad de los rayos solares y hacen variar la necesidad de fotoprotección:

  • HORA DEL DÍA: La intensidad máxima es entre las 12:00 h y las 16:00 h, por lo que en esta franja horaria se desaconseja la exposición solar.
  • ALTITUD: El riesgo de quemadura se incrementa con la altura. Cada 330m aumenta un 4% el poder de quemar el UVB.
  • LUGAR GEOGRAFICO: La radiación solar es mas intensa cerca del Ecuador
  • ESTACION DEL AÑO: En verano, la radiación solar llega de forma perpendicular a la superficie terrestre, con más intensidad y potencia.
  • CLIMATOLOGIA: En un día nublado el riesgo de quemadura sigue existiendo puesto que un 90% de la radiación atraviesa las nubes.
  • AGUA, NIEVE, ARENA: Reflejan la radiación solar, debiendo sumar su efecto al de los rayos que inciden directamente sobre la piel.

¿Cómo elegir una correcta FOTOPROTECCION?

Las necesidades de fotoprotección solar van relacionadas con la fototipo de piel del individuo. Además deberá de tener en cuenta los factores que modifican la intensidad de la radiación solar, anteriormente mencionados:

Los 6 fototipos cutáneos podríamos resumirlos en:

Fototipo I: nunca se broncea. Quemadura solar siempre. “Pelirrojos”

Fototipo II: se broncea con dificultad. Quemadura solar con facilidad

Fototipo III: Se broncea tras mucha exposición. Quemadura solar ocasional.

Fototipo IV: Se broncea fácilmente. Rara vez quemadura solar

Fototipo V: Piel morena, bronceado constitucional. Quemadura solar excepcional

Fototipo VI: Color oscuro, no se quema. “Raza negra”.

  • Los fototipos I, II, III, así cómo personas de cualquier fototipo que estén bajo tratamientos farmacológicos, que sufran de enfermedades inmunológicas o enfermedades relacionadas con la exposición solar (porfiria, lupus, urticaria solara, eritema polimorfo, etc), deberían usar fotoprotectores con IFP 50+
  • Los fototipos IV deberían usar fotoprotectores con IFP 40- 50+
  • Los fototipos V deberían usar fotoprotectores con IFP 25-40
  • Los fototipos VI deberían usar fotoprotectores con IFP 15

Consejos médicos

  • Es importante que el Fotoprotector se aplique en casa, sobre la piel limpia y seca, unos 30 minutos antes de la exposición solar, y en cantidad suficiente y generosa. Repetir la aplicación cada 3 horas
  • El bronceado debe ser progresivo, con especial atención a los primeros días.
  • Beber agua abundante antes y después de la exposición solar
  • Utilizar fotoprotectores resistentes al agua si realiza actividades al aire libre que impliquen sudoración o baño.
  • Los niños merecen una atención especial y es recomendable utilizar un filtro resistente al agua.
  • Utilice gorro y gafas de sol.
  • Evite el uso de colonias o productos cosméticos con perfumes: inducen la aparición de manchas tras exposición solar.
  • Existen fármacos que son fotosensibilizantes, potenciando los efectos nocivos de la radiación ultravioleta: en caso de estar bajo algún tratamiento, consulta con su dermatólogo antes de exponerse al sol.
  • No olvide aplicar el protector en cuello, ingles, lóbulos de las orejas y los labios, utilizando un protector labial de elevado FPS
  • El uso de fotoprotectores solares de índice alto (IFP 50+) es obligado tanto para la prevención de personas con riesgo aumentado (embarazadas, mujeres que toman anticonceptivos –ACO- , trabajadores al aire libre, etc), como parte del tratamiento de las lesiones ya instauradas.

Para finalizar, consulte a su especialista ante cualquier lesión cutánea de reciente aparición, o lesiones de larga evolución que estén cambiando de aspecto o morfología: puede no ser únicamente un problema estético, sino que podemos estar ante una lesión maligna.

 Dr. J. Gregório Alvarez Fernández

Especialista en Dermatología

Deja un comentario

  He leído y Acepto el Aviso Legal y la Política de privacidad

Nombre*

Email* (nunca será publicado)

Página web

*

Primera consulta informativa Gratuita

Contacte ahora con nosotros y le atenderemos lo antes posible sin ningún tipo de compromiso.

VER TRATAMIENTOS